Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

martes, 23 de octubre de 2012

Análisis electoral


La noche del domingo no fue sencilla para UPyD pues competíamos en dos campos que nos resultan bastante complicados. Por más que yo sea un convencido de las bondades de la propuesta de mi partido, no puedo negar que ni en Galicia ni en el País Vasco hemos convencido demasiado a la ciudadanía.
Por tanto, partiendo de las circunstancias de las que partíamos, hemos salvado los muebles. Mantenemos a Gorka Maneiro en el País Vasco y seguimos siendo la primera fuerza extraparlamentaria de Galicia.
Lo que pasa, no voy a negarlo, que para un partido como UPyD que aspira a llevar a cabo profundas reformas en la estructura de este país, es un resultado insuficiente. Pero analicemos caso a caso.

Galicia. Aquí es donde mi decepción es más profunda y aquí es donde he de reconocer el mérito de Feijoó al frente del gobierno gallego por más que me pese.
Mi decepción estriba en el hecho de que, a pesar de gobernar un partido que está realizando una muy pésima labor a nivel nacional no hemos sido capaces de arañarle votos en ese territorio. Y a pesar de que el PSOE se está desintegrando a ojos vista, de cuya desintegración UPyD ha sacado, por qué negarlo, cuantioso beneficio en las pasadas elecciones generales, en Galicia tampoco hemos conseguido ninguna rentabilidad. Los votos del PP se han quedado... en el PP. Y los votos del PSOE se han quedado en muchos sitios: en su casa, en Beigas, en partidos minoritarios... pero no han recalado en UPyD. UPyD tiene un proyecto nacional que no debería chirriarle a muchos votantes gallegos. Ha defendido un modelo de integración lingüística muy parecido al que se da en Galicia donde el castellano y el gallego conviven sin que se pretenda imponer ninguno sobre el otro. UPyD tiene una conciencia social infinitamente mayor que la de un PP que, a veces, parece bastante desalmado. Y UPyD reclama desde su fundación hace ya cinco años unas reformas democráticas imprescindibles para regenerar nuestro sistema de gobierno muy parecidas a las que ahora reclama una gran parte de la sociedad vía 15M y sus derivados. Sin embargo, a pesar de todo esto, han sido pocos gallegos los que nos ha votado.
Y habrá que reconocer el mérito a Feijoó más que me pese. No todas las iniciativas de Feijoó me gustan. No todas sus actitudes. No todas sus formas. Pero, visto desde la distancia, no ha dado la impresión de ser un mal presidente. No quiero decir que bueno, pero no malo. La impresión que se tiene desde la distancia de mi tierra, La Rioja, es que Feijoó no ha hecho nada extraño. Ha tratado sinceramente de gobernar sin enfrentamientos demasiado excesivos, sin frentismos desaforados. Cuando gobernaba el PSOE no se distinguió por un enfrentamiento secular con Zapatero por que sí, como hacía Esperanza Aguirre. Y cuando han gobernado los suyos tampoco ha parecido ser un seguidista sin ideas propias como lo es, por ejemplo, mi “querido” Presidente Pedro Sanz. Y tampoco ha tomado decisiones extrañas ni ha tenido aires de grandeza emprendiendo megalómanas obras y cosas así. Por supuesto, repito, mi información sobre la política gallega es bastante limitada.
Pero el caso es que UPyD ha crecido estos cinco años a costa de votos de aquellos ciudadanos decepcionados con el PP y con el PSOE. Y en Galicia no ha sucedido. Ya sea por mérito de Feijoó o por la entrada de un Beigas con un tirón indudable que ha movilizado a unos votos de izquierda que, posiblemente, se hubieran quedado en casa, UPyD no ha logrado hacer calar su mensaje. Y tendremos que pensar en por qué. Pero lo cierto es que no hemos arañado votos al PP ni al PSOE. Yo me inclino a pensar que al votante poco convencido del PP y al defraudado del PSOE no le hemos convencido de que somos una opción verdaderamente viable. Y eso sólo el tiempo lo solucionará. Hasta entonces sólo nos queda luchar y tratar, sin quitar ningún mérito a Canedo, nuestro candidato, que ha hecho una campaña excelente, de buscar un nombre con más tirón si es posible. Pero claro, un nombre con convicciones y con capacidad no es tan fácil de encontrar. Que un tipo conocido, un Toni Cantó, se arriesgue a unas primarias (que son obligatorias en UPyD) en las que los afiliados no le voten no crean ustedes que abundan.

País Vasco. Ay, País Vasco. Tan próximo y tan lejano. Mi vida entera ha girado en torno al País Vasco, incluyendo algunos buenos amigos y hasta un año viviendo allí. Entre los largos años que mi padre, Guardia Civil, ha pasado allí lejos de nosotros, mi propio año allí, y vivir desde los 13 en Logroño tan cerca y tan lejos de nuestros vecinos del norte, el País Vasco ha sido una constante en mi vida. Incluso militar en UPyD. Si tuviera que elegir una única cosa de la que estoy orgulloso de mi partido sería, sin dudarlo, por su impecable actitud hacia las víctimas del terrorismo y hacia la propia ETA, esos hijos del demonio.
Hay que reconocer que mantener un Parlamentario en el País Vasco, Gorka Maneiro, que se ha pasado la anterior legislatura diciendo que hay que mandar al garete el Concierto Vasco, que hay que cerrar ese lío de Parlamentos que tienen allí montado, que hay que permitir que se pueda estudiar sólo en castellano si así se quiere, que sobran tropecientas empresas públicas que sólo han servido para colocar a amigos y socios, que ha reclamado una y otra vez que Bildu no puede ser legal... tiene mucho, pero mucho, mérito. O no, claro. Desde mi punto de vista, parcial y partidario, no tiene mérito pues lo único que dice el sentido común es lo que defendemos desde UPyD. Pero claro, mi objetividad en este asunto es poco más o menos que cero.
Pretendiendo hacer un poco de autocrítica diré que UPyD tampoco ha logrado que cale entre los ciudadanos la realidad (para mi) de que somos el único partido verdaderamente constitucionalista y de ámbito nacional que se presentaba allí. Ha habido un buen puñado de votos que se han quedado en su casa pues no querían votar ni al PP ni al PSOE y que no nos han visto como una opción viable. No logro comprender que puede impulsar al votante que quiere que el País Vasco continué siendo parte de España y que quiere que los etarras y la ralea que los acompañan sean derrotados y avergonzados por los años de crímenes a quedarse en casa. No lo logro entender pero es así. Ha habido muchos ciudadanos que estaban, lógicamente, decepcionados con el PP y con el PSOE pero que no han dado el paso de votar a UPyD. Espero que estén arrepentidos y que den ese paso la próxima ocasión. Porque, la verdad, creo que mi partido ha hecho pocas cosas mal en el País Vasco. Hay que ser valientes y lo hemos sido (bueno, lo han sido los que están allí; es muy fácil ser valiente en Logroño); hay que ser honestos, y lo hemos sido; hay que ser claros, y lo hemos sido. Sabemos que hay que ser tenaces, y estoy convencido de que lo vamos a ser.
Por lo demás, pues bueno. El PP y el PSOE, modo vengativo ON, han tenido el premio que se merecen. Pero no por la gestión tan deficiente que han hecho ambos de la crisis, ni siquiera por los treinta años de crear un estado anquilosado lleno de derroches y de resquicios por los que se escapa el dinero de los ciudadanos, ni por no combatir la corrupción política, ni por todas las veces que han dado alas a los nacionalistas sin comprender que son cuervos que arrancan los ojos de quienes les alimentan. No. Se lo merecen por haber tenido la ocasión de haber derrotado a ETA de una vez por todas, de haberles hecho hincarse de rodillas y rendirse y, en lugar de eso, les han dado, una y otra vez, alas con políticas penitenciarias ambiguas, con fiscales generales vergonzosos, con declaraciones que eran puñaladas en los corazones de las víctimas y con legalizaciones de partidos que no son más que nidos de víboras. No me dan ninguna pena, ni López, ni Basagoiti. Quizá soy duro. Pero no logro comprender la actitud de un PP y un PSOE que tanto y tanto han sufrido en sus propias carnes la crueldad del terrorismo.
Respecto al PNV haré una breve reflexión: el PNV no ha ganado. Han (hemos) perdido los demás. Pero el PNV no ha ganado. Ha perdido votos, ha perdido escaños y le están arrebatando la merienda aquellos que agitaban el árbol. Y mucho me temo que se verá acorralado por las iniciativas y la agenda independentista de los filoetarras. O les sigue, y se ve superado por tanto, o se enfrenta, y pierde su norte ideológico. Y sobre los que le están comiendo la merienda al PNV no quiero decir nada. Deberían ser un partido ilegal hasta que ETA desaparezca y entregue las armas y hasta que ellos pidan perdón y se arrepientan y se avergüencen de sus acciones. Pero esta es España. Y la sociedad vasca tiene un virus dentro de ella muy arraigado para votar como han votado a este partido.
Una amiga escocesa (ahora que está de moda Escocia) me contó un chiste hace muchos años:
Dios decidió que Escocia fuera la tierra más bella y más bonita, con los más bellos montes, las laderas más verdes, con la gente más maravillosa y con el whisky alegrando sus espíritus. Y un ángel le dijo: Señor, ¿no estás siendo demasiado generoso con los escoceses? A lo que el Señor respondió: Es que no sabes qué vecinos les voy a dar, los ingleses.
Pues Dios también fue generoso con España. Pero nos dio a los hijos de Barrabás de ETA y compañía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario