Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

martes, 30 de octubre de 2012

Ante las elecciones en Cataluña


Venga, hablemos un poco de las elecciones catalanas. Pero tangencialmente. No crean que me llamo a engaño. De las elecciones vascas y gallegas, aún existiendo datos positivos como la permanencia de Gorka en el Parlamento Vasco, no quedé del todo satisfecho que digamos. Y sé que en las catalanas lo que nos vamos a dar es (otra vez) un revolcón de grandes proporciones. Pero aún así quiero hacer dos comentarios.
El primero es sobre Ciudadanos. En muchas ocasiones me dicen, incluso miembros del propio partido, que no terminan de comprender por qué no queremos ir unidos en Cataluña a ese partido. A fin de cuentas no dice cosas muy distintas a las nuestras. Bueno. Personalmente acabo de pasar un ratito navegando por su página web y creo que hay cosas que nos alejan a las dos formaciones. O, al menos, me alejan a mi de Ciudadanos. Proponen, por ejemplo, la creación de Consorcios nacionales en las áreas de Sanidad, Educación, Seguridad Pública y Recursos Nacionales entre los distintos ministerios y las distintas consejerías de cada Comunidad Autónoma. La pretensión de estos Consorcios será armonizar y unificar criterios en estos asuntos así como solventar los problemas que surjan. Pues a mi esto no me gusta. Esos Consorcios, en mi opinión, no serían más que otras instituciones más que ralentizarían las ya ralentizadas estructuras de la administración con debates estériles sin llegar al final a ninguna parte. Que nos conocemos, por dios. Es más lógico que las Competencias que se estime que deben ser igualmente tratadas en todo el territorio (Educación, Sanidad, Justicia) estén en poder del Estado. Como quiere UPyD. Y las que no (Cultura, por ejemplo) que estén en manos de las Comunidades en exclusiva.
No es esta la única petición que me chirría de Ciudadanos. Pero, también he de ser sincero, si no existiera UPyD y yo votara en Cataluña, votaría a Ciudadanos. No todo me gusta, pero son los más claros en lo que me a mi más me gusta (junto a UPyD, por supuesto).
Lo que pasa es que Ciudadanos tiene ya su propia existencia, su propia historia y su propia autonomía. Ganada a pulso por ellos mismos, incluyendo sus propias desavenencias internas como las tenemos todas las organizaciones y que, si no te matan como no les han matado a ellos, te hacen más fuertes. La integración UPyD-Ciudadanos sería, por tanto, complicada. Los dos partidos tenemos ya una personalidad propia bastante asentada y puntos de divergencia suficientes. Ciudadanos no sería nunca (o tardaría en serlo) parte de UPyD; sería un socio, un aliado. Y no puedo dejar de pensar que eso más que beneficiar a UPyD le perjuraría.

Una de las cosas buenas, pero buenas de verdad, de mi partido es que UPyD dice siempre lo mismo en cualquier punto de España. Sea bueno electoralmente allí o no. Una “sucursal” catalana, un “alma” diferenciada, al final entraría en conflicto con esta realidad que a mi tanto me llena de orgullo. Al final, como les pasa al PP y, sobre todo, al PSOE, sería muy difícil de conciliar lo que se dice en cada uno de los territorios. Y a mi que estos partidos cambien de argumentos según la Comunidad Autónoma en la que estén me suena a tomadura de pelo de las gordas. La integración en Cataluña (donde nos fagocitaría Ciudadanos) entrañaría el riesgo de comenzar a tener más de una voz y más de un mensaje. Pregunten ustedes al PSOE y a su “íntimo amigo” el PSC, tan majo él recalcando siempre que es un partido diferente.
Por tanto, yo apoyo que UPyD y Ciudadanos acudan por separado en las elecciones catalanas. Cierto que compartimos parte del electorado. Cierto que, por llevar ellos más tiempo y estar más asentados, van a tener mejores resultados. Pero el proyecto de UPyD es a largo plazo. Y yo no dejo de pensar que si caminamos con paso firme y seguro, si en aquellas instituciones donde entramos trabajamos tan bien como lo estamos haciendo hasta ahora, el partido crecerá incluso en un territorio tan hostil como Cataluña.

Y en segundo lugar me gustaría comentar con una palabra el vídeo que el Gobierno de Cataluña ha puesto en circulación para “incentivar” al voto: VERGONZOSO.
Mi partido ya lo ha recurrido en la Junta Electoral por violar el pluralismo político. Y con toda razón. El problema no es que, de una manera clara y evidente defienda una independencia que no puedo compartir. El problema es que con dinero público y desde una institución que debe gobernar para todos los catalanes y no para los que piensan como CiU se ha emitido un vídeo partidista. Un vídeo que relaciona las próximas elecciones con la pasada manifestación de la Diada. Un vídeo que, tal cual está montado, está diciendo a los votantes que vayan a votar... sólo los que quieran la independencia. Parece que el resto o no son catalanes o no interesa su opinión.
Si de algo adolece España en su conjunto es de la pequeñez de miras de nuestros gobernantes. En esto Arthur Mas es tan español Rodriguez Zapatero o, ahora, Rajoy. Nuestros gobernantes no tienen la altura de miras necesaria para comprender que, cuando toman posesión de su cargo, gobiernan para todos los ciudadanos y no sólo para los que le han votado (o los que quieren que les voten, como en el caso actual). Nuestros políticos no comprenden que gobernar es algo muy distinto de mitinear. Parece que nadie les ha dicho que su objetivo es dejar el país (la región, la ciudad, el pueblo...) mejor de lo que lo encontraron y no tratar de adoctrinarnos.
Pero bueno, no niego que esto son palabras sin fuerza. No sólo UPyD no sacará un buen resultado en Cataluña en las próximas elecciones. Es que CiU arrasará empujado por tantos y tantos votantes que no se plantean que ese partido ha fracasado: entró a gobernar con una mala situación económica y social en Cataluña y ha dejado la región peor de lo que la encontró

No hay comentarios:

Publicar un comentario