Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

viernes, 19 de octubre de 2012

Las Guerras Carlistas


En esta sociedad, la verdad, es que estamos narcotizados. Estamos ya tan acostumbrados a todo tipo de barbaridades que algunas no las concebimos como tal. Algunas cosas las escuchamos y no saltamos de nuestro asiento, aunque así debería ser.
El otro día, en el debate de la ETB con los candidatos a presidir el gobierno vasco, la candidata de Bildu, muy pizpireta ella y encantada de haberse conocido, barrió de un plumazo el tema de la “condena de ETA” que Basagoiti había sacado un poco de sopetón afirmando, con muy poco vergüenza, que si condenaba a ETA los demás le pedirían que condenara las guerras carlistas.
Y se quedó tan ancha.
Y, cuando al día siguiente se hicieron los resúmenes de ese debate, el tema de las guerras carlistas quedó como una anécdota. ¡Pero bueno! ¡Qué el tema no es que sacara las guerras carlistas a colación! El tema es, y es muy sencillo, QUE NO CONDENÓ LA VIOLENCIA DE ETA. Hizo una gracieta y con eso zanjó la muerte atroz y criminal de cientos de personas, el terror generalizado, la discriminación totalitaria y todos estos años de crueldad sobre una sociedad, la española, que trataba de fomentar una democracia. Gorka Maneiro se lo dejó muy claro: “no hable de derechos humanos, cuando ustedes han apoyado los crímenes de ETA”.
Pero nada. Aquí no ha pasado nada. Y en un par de días miles de vascos, pero miles, le darán su voto a esta señora y a su formación de hipócritas aupándoles al primer o segundo puesto en el Parlamento Vasco. Y lo harán a pesar de que ETA no se ha disuelto, de que ETA no ha entregado las armas, de que los criminales de ETA no se han entregado para ser juzgados que se puedan solventar todos los asesinatos que todavía están impunes. Sé, lo sé por experiencia propia, que hay miles de vascos, pero miles, que son personas honestas, honradas y decentes. Pero una sociedad que tiene el germen de Bildu tan arraigado en sí misma está, en mi opinión, gravemente enferma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario