Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Tribuna de David Antoñanzas (concejal de UPyD en Calahorra) en el Diario La Rioja


Voy a comenzar este blog haciendo el vago, es decir, cortando y pegando.
Hoy en el Diario La Rioja el Concejal de UPyD en Calahorra ha publicado una Tribuna. Creo que este texto es una excelente demostración de lo que a UPyD le preocupa y, por tanto, de lo que a mi me preocupa en muchas ocasiones.
Nuestros políticos no es que hagan las cosas mal o bien. Todos podemos equivocarnos. Es que nos mienten y nos ocultan las cosas. ¿Qué es la transparencia para ellos? Una molestia.
En fin, que disfruten el texto. Que es muy bueno.

Quo vadis, Fundación Hospital de Calahorra?
Vivimos una época que obliga a los gobernantes a tomar decisiones difíciles que pueden empeorar nuestra calidad de vida, recortando algunas prestaciones que recibimos del Estado. Es imprescindible el esfuerzo de todos para conseguir el objetivo de mejorar nuestra situación financiera y hacer sostenible a largo plazo servicios fundamentales como la Sanidad, la Educación o los Servicios Sociales. Pero estos cambios, en ocasiones dolorosos, necesitan un debate en la sociedad, necesitan que los ciudadanos conozcan los problemas y las soluciones. Es decir, ir más allá del genérico “buscar eficacia y reducir el gasto” con el que frecuentemente se esconden decisiones arbitrarias. Si los ciudadanos debemos renunciar a derechos adquiridos o éstos deben ser recortados, se necesita una explicación convincente, una información detallada que nos permita formarnos una opinión y, en último caso, aceptar esos sacrificios.
Es evidente que en el cambio de los Estatutos de la Fundación Hospital de Calahorra no ha habido ni información, ni debate. La Consejería de Salud ha escondido la decisión, haciéndolo en verano y sin informar. Tampoco lo ha hecho el Alcalde de Calahorra, miembro del Patronato, que ocultó al Pleno los acuerdos tomados. Ni el Presidente Sanz, que no hizo referencia alguna a este cambio en el Debate sobre el Estado de la Región celebrado días antes de la reunión del Patronato, a pesar de referirse expresamente al hospital. Esta falta de transparencia, impresentable en una sociedad democrática y madura, es lo que hace desconfiar con razón a muchos ciudadanos de las rectas intenciones del Partido Popular.
Porque después de que el Comité de Empresa descubriera casualmente y denunciara esta decisión, la opinión pública sigue sin conocer las razones que han provocado este cambio. Los ciudadanos de la Rioja Baja siguen sin saber por qué son utilizados por el Gobierno de La Rioja como conejillos de Indias en un experimento de gestión que pone su salud en manos una empresa privada, cuyo primer objetivo será, como es lógico, obtener un beneficio económico.
A UPyD, como al conjunto de los ciudadanos, nos gustaría saber qué estudios y análisis ha hecho la Consejería para tomar esta decisión; es decir, razones motivadas. Un hospital que hay que recordar se gestiona ya con estrictos criterios económicos, pero asegurando tanto la satisfacción del usuario como los resultados clínicos. Una empresa pública que ha sido dirigida con criterios de empresa privada, con resultados excelentes, como demuestran tanto las encuestas de satisfacción del usuario como los numerosos premios obtenidos o la concesión del certificado EFQM. Nos preguntamos por qué es preciso cambiar este exitoso modelo.
Según el consejero y sus portavoces para aumentar la eficacia. ¡Estupendo! Pero surgen preguntas: ¿Cómo exactamente? ¿Por qué solo en el hospital de la Rioja Baja? ¿No tienen los ciudadanos de Haro o Logroño el mismo derecho a ser gestionados “eficazmente” que los de Arnedo, Calahorra o Alfaro? La realidad es que la Consejería solo plantea este modelo en el Hospital de Calahorra y ha optado por soluciones diferentes para las dos Fundaciones sanitarias riojanas, integrando a RIOJASALUD en el SERIS y, en sentido opuesto, alejándose de la gestión a la Fundación Hospital de Calahorra. ¿En qué criterio se basa esta diferencia?
La verdad cruda es que el Hospital de Calahorra va a reducir su presupuesto en varios millones de euros para el próximo ejercicio, a lo que habrá que añadir el beneficio económico de la empresa privada que gestione el Hospital, que revertirá en su cuenta de resultados, en vez de en la salud de los ciudadanos. ¿Cómo se hará esta reducción? El presupuesto de cualquier hospital es relativamente sencillo: la mayor parte del gasto corresponde a sueldos de trabajadores y al material (instrumental y fármacos) Un recorte de ese calibre solo puede ir en estos dos capítulos, con material más barato y con menos profesionales a su vez peor pagados. Se convertiría así la institución calagurritana en lugar de paso, en el que los trabajadores más competentes se irán buscando condiciones laborales mejores y en el que solo podremos aspirar a los peor preparados, como sucede en otros hospitales privatizados.
Por eso, para defender el derecho a la salud en las mejores condiciones, el Grupo de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) acompañará el próximo 20 de octubre a los ciudadanos de Calahorra en su reclamación de mantener la titularidad y la gestión pública del Hospital. De nuestro hospital, que tanto costó lograr y que no permitiremos que se desmantele.

David Antoñanzas
Concejal de UPyD en Calahorra 

1 comentario: