Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

lunes, 11 de febrero de 2013

Seguir votando a lo mismo




Como he contado en otras ocasiones, en este blog y en otros sitios, en mi vida pre-UPyD yo votaba al PP. No he votado nunca al PSOE ni a IU ni a ninguna otra opción. No todo del PP me gustaba pero sentía que, de las opciones que había en el “mercado” era la que me hacía sentir más cómodo. En la última elección autonómica antes de UPyD ya no voté pues me parecía que Pedro Sanz llevaba demasiado tiempo en el poder y que se imponía un relevo. Y no me gustaba ninguna de las otras opciones.
Explico esto para poner en situación mi reflexión. Como persona que votó durante mucho tiempo al PP, que no ocultaba su voto a pesar de que la mayoría de mis conocidos votaban al PSOE o a IU, me cuesta mucho comprender que todavía haya muchos millones de personas dispuestos a seguir votando a esa formación.
No voy a explicar las razones que a mi me habían ido distanciando del PP. Son razones que para mi pueden ser válidas pero que otro votante del PP puede encontrar insatisfactorias o equivocadas. Pero hay otras razones que son, creo yo, objetivas.
Para empezar Rajoy lleva un año gobernando sin hacer el menor esfuerzo por tratar de cumplir el programa electoral con el que se presentó. Subidas de impuestos y recortes donde aseguró que no se podían hacer. Y todo con la premisa falsa de que las cosas estaban peor de lo que creían. Premisa falsa pues para cuando se presentaron a las elecciones generales ya gobernaban en la mayoría de las CCAA y sabían, por supuesto que lo sabían, la dramática realidad de las cuentas del país. Recuerden que el desmadre del déficit no fue por culpa del Estado (o no sólo) sino principalmente por el de las CCAA. El PP, que iba a ganar de calle las elecciones pues la gente estaba terriblemente quemada con el PSOE y aún no pensaban votar a otras opciones como UPyD, debería haber sido mucho más honesto consigo mismo y con sus votantes y haber presentado el programa electoral que ellos sabían que debían presentar. Pero prefirieron comenzar su mandato mintiendo.
Después de comenzar con mentiras, hemos seguido con torpezas.
La gestión de la crisis bancaria, en la que tantos amigos íntimos tenían inmersos como el señor Rodrigo Rato, ha sido una sucesión de despropósitos, desatinos y derroches que nos llevaron al borde de la ruina más absoluta. Y todo por no querer ser contundentes y por querer tapar sus vergüenzas. Recuerdo que hasta que UPyD no ha denunciado el tema de Bankia este no se iba a investigar. El señor De Guindos, que pasaba por ser un tecnócrata de reputada valía, ha balbuceado medidas cada dos por tres rectificando y complicando la vida a los bancos que si habían sido solventes y eficientes (la banca privada) con tal de tratar de defender a la banca pública (las cajas) que ellos (PP y PSOE) habían llevado a la ruina más absoluta.
El ministro que pasaba por más honesto y trabajador, el de Hacienda señor Montoro, nos coló una amnistía fiscal que no ha sido más que un coladero para chorizos y mangantes además de recaudar mucho menos dinero del que estaba previsto inicialmente. Si hay algo más antiético y deplorable que perdonar a los estafadores mientras se presiona a los ciudadanos con recortes en sanidad o en educación, yo no lo encuentro. Y luego hemos conocido la catadura de los que se han aprovechado de esa amnistía. Demencial.
El paro sigue allí. Perdón. El paro no ha dejado de crecer. Y el PP todo lo que ha hecho es presentar una reforma laboral que parece hecha por los socialistas: un poco de todo y un mucho de nada, un quiero y no puedo. Ni es una reforma, pues apenas cambia nada, ni es laboral pues no sirve para ayudar a los parados a encontrar empleo. Y ni siquiera es lo que decían ellos (el PP) al principio, no sirve para evitar que se destruya más empleo pues de sobra hemos visto este año que no ha sido así.
Mención aparte es el tema de ETA. Afortunadamente los criminales han dejado de matar. Espero que de manera definitiva aunque hablando de canallas y malnacidos, nunca se sabe. Pero sus hijos políticos allí están. Sin haberse arrepentido de nada, sin haber pedido perdón, sin avergonzarse y sin renunciar a nada. Haciendo homenajes a asesinos, poniendo de senadores a auténticos canallas y ofendiendo con su actitud a la vida democrática de este país. Que sí, que recibieron un montón de votos. Que fueron los ciudadanos los que demostraron que esa frase de que el pueblo siempre tiene la razón es errónea. Todo lo que ustedes quieran. Pero esos sinvergüenzas no deberían estar en las instituciones. Deberían haberse puesto en cuarentena, deberíamos haber sido mucho más exigentes con ellos y obligarles a renegar de toda la historia sangrienta de ETA. Pero no. Allí están. Mofándose de todos nosotros. Y cuando UPyD instó a que se intentará su ilegalización, el PP (junto a todos los demás, claro) se negó en redondo. Si no existiera UPyD y yo hubiera seguido votando al PP, sólo por esto dejaría de hacerlo. La oportunidad que perdió el PP de actuar conforme a la que había sido su historia y su tradición fue de proporciones cósmicas.
Y luego, este fin de fiesta: Mato, Bárcenas, sobres y gaitas.
¿En qué país a un ministro de Hacienda se le cuelan todos los sinvergüenzas en una ya de pos sí inmoral amnistía fiscal y no dimite? En España.
¿En qué país una ministra de Sanidad evidencia un comportamiento que, como mínimo, es éticamente objetable y presenta unas excusas que dejan patente que o nos está mintiendo o que es tonta de remate y, por tanto, indigna de su puesto, pero no dimite? En España.
¿En que país la alcaldesa de la capital del reino no renuncia a su fin de semana a todo trapo en un balneario nada más producirse una tragedia que ha dejado a su ciudad herida y desconcertada? En España, otra vez.
Y, ahondando en la desfachatez de la Alcaldesa por sorpresa que ha resultado ser la Señora Botella, ¿en qué país una tragedia como la del Madrid Arena evidencia que todo falló, incluido el control que el Ayuntamiento debía realizar así como el Samur (público) o la misma policía local pero la alcaldesa (responsable última) se aferra con dientes y uñas al cargo mientras sus colaboradores más cercanos van dimitiendo uno a uno entregados en inútil sacrificio? Lo han acertado, en España.
En la España gobernada y protagonizada por el PP. Por todo esto, y por la sospecha que la denuncia de los sobres ha dejado sobre el PP y las poco satisfactorias explicaciones realizadas desde ese partido, no logro comprender como aún se puede pensar en votar al PP. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario