Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

domingo, 17 de marzo de 2013

La elección de UPN




Vaya por delante que opino que en UPN pueden escoger como presidenta de su partido a quien les de la gana. Y vaya por delante que no conozco demasiado la figura de Yolanda Barcina más allá de los recientes líos a cuenta de Caja Navarra, del affaire aquel en el que le dieron un tartazo y de una reunión que tuvo con un conocido mío cuyos detalles no puedo hacer públicos y mira que lo lamento.
Lo del tartazo es lamentable y un vergüenza que sólo ilustra el talante democrático y la actitud intolerante del movimiento Mugitu. Cosa que no me extraña pues es otro movimiento más en la órbita del independentismo radical y del submundo etarra.
El tema de las dietas de Caja Navarra es harina de otro costal. No puedo evitarlo. No quiero hacer demagogia barata con el tema (además, ya llego tarde para esto pues muchos antes que yo han hablado) pero esas dietas desproporcionadas son el perfecto ejemplo de cómo se ha conducido nuestra clase política y por qué los ciudadanos ahora desprecian a todos los políticos sin excepción. Que personas que decían mirar por todos los navarros y que tenían un sueldo público más que digno (no diré que alto pues opino que los políticos, si trabajan duro, deben cobrar bien) se embolsarán sin rubor dietas a todas luces injustificadas por la labor desempeñada es la evidencia del mal gobierno. Le pese a quien le pese.
Y, tras ser descubierta la falta, las excusas que ha presentado sólo acentúan la impresión de que la desfachatez de esta señora es bastante elevada. Argumentar, como ha hecho, que 
"hace cinco años estas cifras no sorprendían a nadie, porque el que más dinero ganaba en una obra y llegaba con el mejor coche era precisamente el que hacía los alicatados. Podía ganar un albañil 5.000 ó 6.000 euros y ahora resulta que está en paro. ¿Cómo no le van a sorprender estas cifras a una persona que está en paro? Yo lo entiendo perfectamente."
es llamarnos idiotas a la cara. Para empezar, el señor que ganaba 5.000 ó 6.000 euros (muchos euros se me hacen, más estarían en los 2.000 ó 3.000) que ahora está en el paro los ganaba por UN MES de trabajo, de un trabajo muchas veces duro y exigente. Comparar el sueldo de un mes con una dieta recibida por unas reuniones que no ocupaban ni toda una mañana es inmoral.
La guinda a todo esto la pone su elección como presidenta de UPN. Repito, como he dicho al principio, que cada partido puede elegir al líder que quiera. Pero no logro comprender la elección de la señora Barcina. Estoy convencido de que UPN, partido de gran implantación social en Navarra, debe tener decenas de afiliados, centenares mejor, humildes, trabajadores, honestos y comprometidos con su tierra, con su futuro y con las ideas de su partido. Y esos afiliados se van a ver representados por una persona que no ha demostrado ser la líder comprometida y honesta que decía ser. Al menos en mi opinión.
Por supuesto que ha sido elegida por un margen estrecho, pero ha vencido. Lo que quiere decir que muchos de los que han votado han preferido no hacer limpieza y no transmitir a los ciudadanos la idea de que los partidos sí combaten las actitudes reprochables (por más que sean legales). Han preferido pensar en su partido, en mantener a la presidenta porque quedaría mal, quizá en los favores que la señora les pueda haber prometido por su apoyo de cara a futuras elecciones y a los puestos en las listas electorales. Pero lo que está claro es que en UPN, al final, ha ganado, en mi opinión, la corriente ombligista, aquella que ignora una y otra vez la opinión de los ciudadanos y que no tiene ninguna intención por transmitir una imagen de renovación, de no sólo ser honestos sino encima parecerlo, y de coherencia con las exigencias que se le hacen a los ciudadanos.
Al final, parece, en UPN han decidido que los ciudadanos les dan igual. 


1 comentario:

  1. Es una verguenza, como los resultados que pp y psoe han sacado hasta hoy con pesimas gestiones.
    El verdadero problema de UPN es que la corriente discrepante también esta metida en chanchullos como la oficialista. El anterior presidente, aunque a última hora se mostro neutral, fue quien instigó el movimiento del otro compareciente. Sanz o Barcina, Barcina o Sanz, al final más de lo mismo. Espero que los electores sepán castigar a los corruptos.

    ResponderEliminar