Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

martes, 9 de julio de 2013

Gotas de agua que mueven el molino

Hace poco abordaba el típico ejemplo de qué entiende la gente que es la política pero que, realmente, no lo es. Hoy quiero poner un sencillo y breve ejemplo de para qué si sirve la política o para que debería servir.
Buceando en la página web de UPyD en el Parlamento Europeo (queda un año para estas elecciones y habrá que ponerse las pilas un poco) me he encontrado con una historia breve e interesante sobre el acceso a la lectura y los invidentes.
Resulta, cosa que yo desconocía por completo, que sólo un 10 % de los libros que se publican pueden luego ser transcritos al braille (o convertidos en Audio-libros) para que los lean las personas ciegas o con graves dificultades en la visión. El resto no pueden serlo por problemas de copyright. Quien quiera más honduras puede consultar las notas de UPyD en el Parlamento Europeo. Pero, a priori, no parece muy justa esa limitación.
Yo no niego en absoluto el derecho del autor a ver remunerado su trabajo ya se lea este visualmente o deslizando los dedos sobre una transcripción en braille o escuchando un mp3. Pero no es difícil imaginar que el complejo mundo editorial, con sus restrictivos procedimientos y sus cortas miras (observen lo que les está pasando con el libro electrónico y como están alimentando a la bestia de la piratería con ediciones electrónicas de elevadísimo precio) es el que está detrás de estas limitaciones. Imagino que es, simplemente, cuestión de mercado. Si las personas con deficiencias visuales son X y de esas X sólo leerán, por estadísticas, Y, no sale rentable. Y al carajo.
Lo entiendo, vaya por delante. No estoy pidiendo que las editoriales comerciales tengan por ley que sacar una edición en braille o un Audio-libro de todos sus libros. De esa forma mandábamos ya de una patada definitiva al mercado editorial a la tumba. No. Pero sí que se adopten medidas que hagan estas restricciones de copyright menos complejas y que faciliten el acceso al inmenso placer de la lectura a los miles de personas con deficiencias visuales que sí quieren leer.
Y parece que, más o menos, eso es lo que se ha conseguido recientemente. Sin alzar las campanas al vuelo, pero un primer paso. La Comisión Europea y el Consejo han modificado su enfoque, presionados por muchos parlamentarios como Francisco Sosa Wagner de UPyD, por asociaciones y por colectivos implicados en el asunto, para firmar un tratado vinculante que permitirá aplicar limitaciones y excepciones a los derechos de autor a la hora de transcribir estos libros a un formato accesible. Este tratado se denomina “Tratado de Marrakech para Facilitar el Acceso a las obras publicadas para Personas ciegas, con Discapacidad Visual con Dificultades de Acceso al Texto Impreso”.

Francisco Sosa Wagner
Fuente: elmundo.es
La presencia de Sosa Wagner es para mi importante por representar a mi partido pero, no quiero dármelas de nada, es sólo uno más entre muchos. Pero este ejemplo sencillo es para mi un perfecto símbolo de para qué debe servir la política, para cambiar las cosas y hacerlas mejores a aquellos que estaban en peor situación. Sosa Wagner es sólo un eurodiputado de un partido todavía pequeño. Apenas una gota de agua en el Parlamento Europeo. Pero es una de las gotas decisivas que han movido el molino en la dirección correcta

No hay comentarios:

Publicar un comentario