Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

lunes, 29 de julio de 2013

¡Qué inventen ellos!

No sé si ustedes son aficionados a escuchar la radio como yo pero si lo son, y salvo que lo sean de alguna radio pública en exclusiva de las que no pone anuncios, tienen que haber escuchado los nuevos anuncios de lotería para “promocionar sus servicios”.
He hecho una búsqueda superficial para encontrar los audios pero no los he encontrado (que estarán, no lo dudo, así es internet). Pero, lo reconozco, no tengo muchas ganas de desperdiciar mis esfuerzos en buscar esos desatinos.
Para quien no los haya escuchado hago un breve resumen sin entrar en detalles. Son tres, que yo sepa. Comienzan con una voz tipo documental describiendo como en el año X alguien soñaba con hacer algo. Los tres sueños son: el capitán Cook soñando con cartografiar Australia, ingenieros americanos soñando con construir en cadena automóviles (Ford), e investigadores de una empresa deportiva (supongo que Nike) soñando con inventar unas zapatillas con cámara de aire. Acto seguido, tras describir el sueño, una voz menos tipo documental y más de colegilla sabelotodo dice que sí, que como sueño, vale. Pero que para sueños en esa misma época en España podíamos soñar con que nos tocara la lotería y así: a) cuando Cook terminara su dichoso mapa hacernos un crucero por Australia; b) cuando construyeran de una vez los coches comprarnos la versión limusina; y c) cuando sacaran ya al mercado las zapatillitas comprar toda la gama de colores e irnos a pegar botes a una discoteca de Ibiza.
Sé que la lotería es lo que es. El impuesto voluntario. Un desperdicio de dinero en el que la gran mayoría incurrimos de vez en cuando aspirando a que un golpe de fortuna nos solucione económicamente la vida o, al menos la haga más llevadera. No estoy pidiendo que la lotería desaparezca, ni que haga anuncios de gran carga de profundidad, ni que contrate a Michael Mann para filmarlos. No todos los anuncios pueden ser como el de “La abuela” que hizo la ONCE hace unos cuantos años. Pero estas cuñas son muy poco serias y, sobre todo, transmiten sin querer una manera de pensar muy arraigada en este país.
Veamos. ¿Qué dicen los anuncios? Dicen que, mientras alguien (exploradores, ingenieros, inventores) se esfuerza por lograr algo productivo y útil, nosotros nos quedamos a esperar a que terminen para poder hacer un crucero, comprarnos un cochazo o saltar en una discoteca. No pido que la lotería nos inculque la filosofía de que con el esfuerzo personal se logran las cosas (por más que yo crea en ella) pero si me gustaría que no alardeara de Ley del mínimo esfuerzo con la que muchos se conducen en este país y que, por supuesto, no ridiculizarán ese esfuerzo que, recapacitemos, hizo de Cook una leyenda, de Ford una empresa millonaria y de Nike otra de igual calibre. Vamos, lo mismo, lo mismo que hacerse un crucero, comprarse un cochazo o pegar botes en la disco.

Como dijo Unamuno, “que inventen ellos”. Así nos va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario