Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Aclaración innecesaria

Mi anterior post ha ocasionado un par de reflexiones en twitter (pero un par, desde luego, ningún revuelo mediático ni digno de ello que era) sobre cual debe ser el proceder de un “responsable de prensa” (así con comillas por decisión propia y por decisión del twittero que de esta forma me calificó).
Partamos de un hecho. Por más que yo haya incurrido en el error (y más de una vez) de calificarme como “responsable de prensa” lo cierto y lo honesto es que disto mucho de serlo. Digamos que tengo atribuidas ciertas funciones en lo que respeta a la redacción de las notas de prensa del Consejo Territorial de UPyD La Rioja tanto en su forma como, hasta cierto punto, en su contenido. Y recordemos, si es preciso hacerlo, que disto también mucho de ser un “profesional” pues mi formación académica está muy alejada del periodismo y la profesional está como en otro universo paralelo, directamente.
Sin embargo, en ocasiones, entiendo que esta distancia no es siempre un problema sino una suerte. Permite, me permite, observar la situación con ojos nuevos y tomar decisiones diferentes a las que tomaría un profesional (asumiendo que este no las tomaría a la ligera sino apoyado por unos conocimientos que le llevarían a ellas).
Exactamente, ¿qué se debe hacer a la hora de mandar las notas de prensa o en el momento en el que estas se ven en los medios sometidas al lógico proceso de elaboración por el periodista? ¿He de llamar a los medios día sí día también para informarles de las notas que envío? ¿He de preocuparme por que “capten” lo que a mi me parece esencial? ¿He de renegar y de quejarme (y de llamarles, por tanto) para llorar porque tal noticia ha quedado cercenada a un breve cuando la de tal otro partido siendo (en mi opinión) de menor calado ha sido detalladamente explicada? ¿He de presionar para que el titular sea tal o cual?...
Puede ser, pero yo no lo creo.
Es opinión de mi partido y mía misma por convencimiento y reflejada en este blog (y en el que tenía alojado en el Diario La Rioja) que existe una más que evidente contaminación entre periodismo y partidos políticos. La política es una actividad de trincheras en estos tiempos, y el periodismo también. Y no me limito al ejemplo del Diario La Rioja que motivó mi post. Este diario no es más ni menos parcial que el resto de los medios. Lo único que lo distingue es el extraordinario peso que tiene en una región tan pequeña como esta pero eso ni es bueno ni es malo. Y en algo se lo habrán ganado ellos, supongo.
Desde mi punto de vista esa contaminación es un error y un problema. Sobre todo es un error y un problema para los medios que se ven, todos, afectados en lo más valioso que tienen, su credibilidad. Cada vez creemos menos en ellos. Cada vez aceptamos que lo que nos dicen está influido por el partido al que aparentemente apoyan, o con el que están peleados. Estoy seguro que muchos de ustedes pueden acertar lo que opinará cada medio sobre distintos asuntos sin necesidad de leer ningún titular. Sabemos que el paro La Razón lo presentará ahora como que se soluciona mientras que El País buscará el peor aspecto para reseñar. Y cuando gobierne el PSOE, al revés. Yo no quiero contribuir a algo que creo que es un error, por tanto, no creo que deba interferir, ni para lo bueno ni para lo malo, en la labor del periodista. Este tendrá su criterio para escoger las notas de prensa (me guste o no), y tendrá su criterio para elaborar la información como entienda oportuno.

Yo, por mi parte, tengo el derecho a opinar sobre la labor del periodista. Y lo haré en el foro que estime oportuno, mi blog por ejemplo. Otra cosa sería que el medio directamente mintiera sobre UPyD La Rioja o sobre mi persona. Pero, en el caso que nos provocó esta entrada, yo no acusé al Diario de mentir, me quejé de como enfocaron una información, del titular que adoptaron y de las omisiones que realizaron. Pero, técnicamente, no hay nada en la nota de La Rioja que no sea cierto. Así que, mientras no mientan, no veo porque voy a llamar a nadie a opinar sobre su trabajo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario