Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Yo soy

Como todos, soy muchas cosas. Algunas son importantes y otras secundarias.
Soy marido desde hace casi 10 años y ésta es la mejor decisión que he tomado en mi vida.
Soy padre de dos niños y, aunque la naturaleza decidió más que yo en este asunto, es lo mejor que me ha pasado después de mi matrimonio.
Yo soy
Soy hijo, hermano, cuñado, amigo. Enemigo no soy, pero si mantengo malas relaciones con algunas personas. Soy ex pareja. A algunas les hice daño, otras me lo hicieron a mi.
Soy mozo de almacén desde hace ocho años.
Soy católico de bajo perfil, lector (antes compulsivo), soy apasionado de la obra de Joyce (pero he leído más la de Asimov y la de Tolkiend). Soy colchonero desde que me gusta el fútbol.
Soy cabezón, leal, razonablemente honesto, borde en muchas ocasiones e intransigente en otras.
Pero, anda, soy afiliado de UPyD. Y esto lo borra todo.
Si soy afiliado de un partido soy un político. Punto. Y si soy político ninguna de mis intenciones y de mis actos se puede desligar de la política y todas esas intenciones y actos se miden por criterios utilitaristas e interesados. Si soy político sólo busco mi interés personal, mi lucro a cualquier precio y vivir del cuento. Haga lo que haga, haya hecho lo que haya hecho o viva como viva.
Fantástico.
Dos cosas me molestan de esta situación. En orden.
No se puede calificar a una persona por una sola faceta de su vida. No me define una sola de las características antes descritas. Me definen todas y todas las que no he apuntado.
Y puedo comprender a todos aquellos que desprecian a los políticos actuales. A pulso se han ganado (los políticos) esa actitud. Pero me jode que todos estos moralistas de pacotilla que se sienten ya superiores a mi en el preciso instante de conocer mi filiación política sean especialistas en quejarse mientras están sentados sin hacer nada. Así sí que vamos bien. Despreciemos a los demás, denunciemos todos lo que va bien y lo que nosotros haríamos si pudiéramos, pero sentados, con una caña en la mano y viendo el partido.

Que se mojen otros, ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario