Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

martes, 28 de enero de 2014

Distintas formas de obtener una victoria

Al PP se le acumulan las tensiones. Es lo que tiene gobernar. Y, al margen, lo de Mayor Oreja. Pero allí no quiero entrar.
Se le acumulan las tensiones y las derrotas podríamos decir. La más reciente, la paralización del proceso de externalización de la gestión en la sanidad madrileña. Derrota que muchos han relacionado, de alguna manera, con la marcha atrás del alcalde de Burgos en las obras del bulevar del barrio de Gamonal.
Puede que ambas derrotas nos demuestren cosas parecidas. Puede que ambas evidencien que los gobernantes, por más mayoría absoluta que tengan, no pueden hacer oídos sordos a lo que un grupo notable de ciudadanos pide. Los votos que les dan la mayoría les legitiman, en mi opinión, para mucho. Pero no son un cheque en blanco para cualquier cosa.
Fuente: El Mundo
Pero una de las derrotas cuenta con mi simpatía; la otra no.
No hablo del fondo del asunto. No tengo una opinión formada sobre ninguno de los conflictos. Me remito a informarme por lo que dicen mis compañeros del asunto en Burgos y en Madrid. Como confío en ellos y sé que su opinión, como mínimo, estará fundamentada en argumentos y reflexiones serias, acepto su postura. Así que el fondo no lo debato. No doy ni quito razón a los ciudadanos.
Fuente: Noticias de Burgos
Pero en Madrid se ha logrado esto por medios pacíficos y en Burgos después de quemar las calles. Y sí, que eran cuatro gatos. Y sí, que sin esas calles ardiendo es más que probable que el alcalde no hubiera dado marcha atrás. Pero yo no puedo ni quiero aceptar ningún tipo de violencia. Seguro que en Madrid, en más de un momento, han pensado que debían quemar algún contenedor para llamar la atención. Pero no lo han hecho. Y en Burgos, por más que muchos vecinos no participaban en los actos, no dejaban de decir en los medios que, por mal que estuviese, era comprensible. Y ahora piden que la justicia no les acuse de los delitos o faltas que hubieran cometido.

Lo dicho. Uno de los conflictos, y su victoria, cuentan con mi simpatía. El otro, no. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario