Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

miércoles, 30 de abril de 2014

El bochorno

Vaya por delante, y creo que no es la primera vez que lo digo por aquí, que no conozco a César Luena. Cursamos la misma carrera en la misma universidad pero soy unos años más viejo. Cuando él entraba, yo salía ya. E ignoro si César Luena ha escrito su tesis o una legión de becarios ha trabajado gustosamente para él. Cosa que dudo. Al final una tesis no es sólo el texto que alguien escribe después de largos años de trabajo e investigación. Es también un instrumento de prestigio para una institución, la universidad que la aprueba, así como para el director de la tesis que, en este caso, es un catedrático con una larga carrera académica a sus espaldas que le avala. Dudo mucho que ni la universidad ni el director vayan a poner en riesgo lo más importante que tienen, ese prestigio, permitiendo un fraude como la falsificación de una tesis por un político de grado medio con pocas opciones de ser presidente de la comunidad autónoma.
Pero ya que hablamos de presidentes de comunidad autónoma vayamos al grano.
Me da igual lo que hizo o no hizo Cesar Luena. Y si realmente mintió en el asunto de la tesis espero que se demuestre y espero que la vergüenza caiga sobre él. Pero sobre el que ya ha caído la vergüenza hace mucho tiempo es sobre nuestro “eterno” Pedro Sanz.
Pedro Sanz
Fuente: La Rioja
La rueda de prensa del otro día fue bochornosa. La forma chulesca de hablar, las faltas de respeto, la prepotencia, la arrogancia... todo lo que no debe ser aquel que ostenta la más alta representación de los riojanos es lo que fue Pedro Sanz el pasado lunes. Y no es la primera vez, ni será la última me temo. Pero aún peor que su mala educación fue la insinuación de que tenía pruebas del fraude de César Luena sobre su tesis y que ya vería si las sacaba. Eso es poco menos que un chantaje. Y una falta de respeto hacia todos los demás. Si existen esas pruebas lo que debe hacer inmediatamente es hacerlas públicas y no guardárselas como un as en la manga. Esa amenaza de “tirar de la manta” que han usado desde Roldán hasta Bárcenas es una forma cobarde e impropia de proceder. Insinuar sin demostrar sólo sirve para esparcir la mierda y tratar de equilibrar a todos en la miseria.
Ignoro cuales son las razones de este proceder de nuestro presidente. Quizá, como muchos dicen, realmente creía que tenía opciones de ser ministro de Agricultura y está rabioso por haber visto el tren partir sin él. No lo sé. Como si alguien que, aún siendo el presidente de los riojanos durante 18 años y debiendo por tanto ser el mejor de nosotros, ha cometido una irregularidad (por llamarlo así) del tamaño de un chalet en Villamediana estuviera “habilitado” para ser ministro y representar no sólo a los riojanos sino a todos los españoles. Quizá la falta, como él recalca en ocasiones, es una falta que comenten muchos ciudadanos y eso le iguala. Pero él no es igual. Él debería ser más honorable, más respetuoso con la ley y con las administraciones que todos los demás (que también debemos serlo, dicho sea de paso). Y no lo ha sido. Ha permitido que su capricho, construir donde no podía, pesará más que el respeto a la legalidad. Parece que ahora le pesa. A buenas horas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario