Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

jueves, 22 de mayo de 2014

Ser anti

Éste es el fin de semana de todo a la vez en Europa: final de Champions y elecciones europeas.
Si alguien está despistado ya le diré que en el fútbol soy Atlético y en las elecciones estoy afiliado a UPyD. Así que ya saben qué resultados deseo. Y sí, hoy que es jueves y aún puedo hacerlo, les animo a votar por UPyD. No por lo que prometemos (más bien, proponemos) sino por lo que cumplimos. El más reciente ejemplo es lo de la transparencia. Damos matraca con ella y el último informe de Transparencia Internacional nos da un 9 sobre 10, la mejor nota de toda España de largo. Mejor nota aún si tenemos en cuenta que los grandes, PP y PSOE, suspenden demostrando no sólo que no son transparentes sino que quieren que los ciudadanos sepan lo que ellos hacen con el dinero público. Éste es mi argumento para pedir el voto por UPyD. No es por lo que haremos. Es por lo que ya estamos haciendo. Somos los únicos sinceros y somos los únicos que actuamos con lógica a pesar de que sea difícil de explicar. Estoy pensando en la temeridad de romper el pacto con el PSOE en Asturias, temeridad de cara al público y la prensa, claro. Pero un acierto político en toda regla pues, si el pacto lo incumple el PSOE lo que no tiene sentido es mantenerlo.
El caso es que, a lo que iba, este es fin de semana de todo.
Y lo que he notado, que es algo de largo ya desde luego, es que se han inflamado las pasiones y los “antis” han surgido de debajo de las mesas.
Así, en el fútbol, el Atlético está gozando de un apoyo y de una simpatía muy superior a la del Madrid. Todos los anti-madridistas están con nosotros. Y son muchos más de los que somos los propios atléticos. Gente de normal pacífica y de buen obrar revela un odio y una visceralidad que no sólo me sorprende sino que me desconcierta. Como si el Real Madrid les hubiera ofendido en lo más sagrado. Como si Cristiano Ronaldo les hubiera quitado a la chica. Yo qué sé. Pero conozco gente que está a muerte con equipos de segunda o de segunda B y que se excita deseando la humillación del Madrid con verdadero ahínco.
En la política los extremos son mayores pero están más diluidos. En este tema estoy convencido de que mucha gente me miente. No puede haber tanta gente que no va a votar ni al PP ni al PSOE si las encuestas aciertan un poco. Pero aún cuando me mienten, todos demuestran a qué formación no votarían jamás pues hablan de ella con más visceralidad que hacia la otra. Y vuelve a ser lo mismo que con el fútbol. Mira que yo tengo clara la larga lista de fechorías, no se pueden llamar de otra forma, que han perpetrado tanto el PP como el PSOE a lo largo de estos años que son motivo más que suficientes para no volver a votarles jamás. Pero cuando alguien se me excita con su anti-PP o su anti-PSOE siempre omite las fechorías del otro. O uno, o el otro. Me dicen que todos son iguales pero que X (ponga aquí PP o PSOE) según el hablante es el peor porque tal y por que cual (ponga en tal y en cual hechos -corrupción, despotismo, decepción, mal gobierno, mentiras...- que se pueden atribuir a ambos partidos). Eso cuando no son anti-UPyD con la peregrina respuesta (y repetida) de que Rosa fundó este partido porque no pudo mandar en el PSOE.
Imagino que todos tenemos nuestras preferencias tanto como aquello que rechazamos. No voy a negar que el nacionalismo y todo lo que implica a mi me ataca bastante los nervios. Y, si subimos un escalón más, el mundo etarra me repugna. Pero éste último escalón no está relacionado por la independencia del País Vasco que reclamen los etarras y sus acólitos, sino por el uso y la justificación de la violencia. Creo que sentir repugnancia por la violencia y por su justificación es legítimo y me define perfectamente como ser humano. Pero, volvamos al nacionalismo, por más que sea la “forma” política que más combata, no soy anti-nacionalista. Simplemente creo que están terriblemente equivocados y que nos están llevando, en coalición con el PP y el PSOE, a la ruina más absoluta y a la más total desigualdad entre los españoles y que, por eso, hay que tomar otro rumbo político. Querer que UPyD gobierne para tomar otras decisiones que creo más acertadas y beneficiosas para los españoles no creo que sea ser anti-nada.
Y en fútbol no llego ni a eso. Ni soy anti-Madrid (como sí son muchos atléticos), ni anti-Barça ni anti-nada.


No logro comprender todo esto. No logro comprender que para defender unas ideas o para apoyar a un club de fútbol, haya que menospreciar, insultar y odiar a los que son de otro partido o de otro equipo. Como estoy poco viajado, pero bastante leído, ignoro si esto sucede igual en otros países pero, me temo, creo que es una constante humana. Parece que para reafirmarnos nos parece un argumento más válido enfatizar (o exagerar) lo negativo de los demás antes que exaltar lo positivo de lo nuestro. Supongo que nos definimos contra los demás y no con los demás. Tristemente.
No obstante no desisto. Quiero que gane el Atlético pero no odiaré al Madrid si eso no sucede.
Y quiero con mucha más fuerza que UPyD obtenga un resultado que demuestre que es una opción de gobierno seria y a tener en cuenta. Sé que esto no sucederá. Pero no voy a odiar a nadie por ello. Voy a resignarme y a seguir peleando para que, en las próximas elecciones, suceda. Y si no, en las siguientes. Y así.

Y no por ser anti-PP o anti-PSOE, sino porque, y a los hechos me remito, creo que UPyD es mucha mejor opción de gobierno para España y que a los españoles nos irá mejor si UPyD es una opción seria de gobierno. 
Así que, para terminar y ahora que aún tiempo, piensen con un poco de detenimiento y si quieren votar a un partido que se está esforzando por se consecuente con lo que dice y que se esfuerza por que todos los españoles seamos iguales, vote a UPyD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario