Razón de ser

Este Blog no es un blog oficial de UPyD. Lo aquí se diga, acertado o erróneo, lo digo yo.

jueves, 30 de octubre de 2014

Comprometidos con hacer las cosas bien


Podemos ha decidido recientemente aceptar las tesis de su líder eclesiástico y no presentarse en las municipales. Busca, y creo que así lo ha dicho en alguna ocasión, controlar el número de personas que presenta bajo la bandera de su partido para así evitar que alguien les salga rana. Yo comprendo muy bien esa posición. Hay que minimizar los riesgos de corrupción todo lo posible. Y uno de los riesgos es presentar cientos de personas a candidato a concejal sin tener claro que todos ellos se hayan afiliado (o como llamen en Podemos la pertenencia a su partido) por verdadera convicción y no para buscar su rédito personal. Todo su discurso podría venirse abajo.
Lo que yo llevo dos o tres días pensando eas que esto pone a UPyD en un lugar excepcional. Porque UPyD lleva ya siete años de vida y no ha tenido nunca ningún imputado. Y nosotros sí que decidimos presentarnos en todas las elecciones, generales, europeas, municipales y autonómicas. Esto no quiere decir que nos hayamos arriesgado a lo loco a ver si teníamos suerte y que la hemos tenido. No.
Aún recuerdo el sentimiento de desazón de las pasadas elecciones municipales cuando, desde Madrid, nos explicaron los requisitos para poder presentarnos en las distintas localidades riojanas (y del resto de España, desde luego). Fueron tan restrictivas que sólo nos pudimos presentar en Logroño, Calahorra y Villamediana. Y en Villamediana al límite de esos requisitos (y no sé si por eso al final las cosas nos han ido allí como nos han ido). Presentarnos sólo en esas tres localidades, estoy convencido, impidió que entráramos en el Parlamento Riojano. Es muy difícil pedirle a la gente que, por ejemplo en Haro, opte por la papeleta de X para el municipio y por la tuya para el parlamento. Lo normal, lo habitual, es que si coge la de X para Haro, coja la misma para La Rioja.
Y, sin embargo, por más tristeza que me diera no poder presentarnos en más sitios, yo lo comprendí y lo aplaudí. Y eso que, desde un punto de vista egoísta, iba de número 2 al Parlamento y si nos hubiéramos presentado en más municipios quizá hubiera entrado. Pero comprendí y comprendo que era mejor hacer las cosas poco a poco, con cuidado, asegurándonos de a quien presentábamos en nombre de UPyD y a quien no. Sabiendo, o tratando de saber, quien es cada cual, qué opina, y que el grado de compromiso con las líneas básicas de UPyD es total y absoluto (transparencia, limitación de mandatos, ningún pacto a cambio de sillones...).
Por eso comprendo a Podemos y su intención de ser cautos. Pero por eso creo que lo que ha hecho UPyD en estos siete años tiene mucho más mérito que lo que está haciendo Podemos. Porque hemos sidos sinceros, coherentes y lógicos pero sin dejar en la estacada a los ciudadanos allí donde ya nos habíamos mostrado su apoyo. Allí donde el partido ya tenía una base sólida, donde la sociedad (parte, claro) se había implicado con UPyD y con su programa, allí respondimos con sólidas candidaturas. Y el resultado, lo vuelvo a recordar, son siete años sin ningún imputado. Siete años, además, denunciando la corrupción, exigiendo transparencia y siendo coherentes con aquello que les dijimos a los ciudadanos que íbamos a hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario